Pack de 2 saquitos anti-cólico para bebés

16.90

Categoría:

Descripción

APLICACIONES IDEALES PARA EL SAQUITO TÉRMICO PARA BEBÉS

Este saquito de semillas, está especialmente diseñado para aliviar los dolores ocasionados por cólicos y gases, tan frecuentes en los bebés y recién nacidos. Como utilidad adicional, pueden ser destinados a zonas del cuerpo pequeñas y más localizadas, tales como el codo, la muñeca, tobillo, algún ojo, picaduras, etc.. Aprovechando sus reducidas dimensiones, podemos calentarlos y colocarlos, justo antes de salir de casa en días de frío, dentro del carrito del bebé, lo cual le aportará unas condiciones muy confortables.

CÓMO ES EL SAQUITO TÉRMICO ANTI-CÓLICOS PARA BEBÉS

Tiene unas dimensiones de 16 cm de largo, y 11 cm de ancho, ideales para no ser molesto ni incómodo para nuestros bebés.

Cada saquito térmico anti-cólicos para bebés, posee una funda lavable de tejido 100% algodón, para que en todo momento el bebé pueda disfrutar de la higiene adecuada y tener su saquito limpio.

PRESENTACIÓN 

El saquito de semillas anti-cólicos para bebés, se presenta en pack de 2 unidades, para de este modo, tener uno siempre disponible para calentarlo, y otro, dentro de una bolsa hermética en el congelador, listo para aplicarse en alguna de sus diversas aplicaciones en frío. También para que al lavar alguna de sus fundas, puedas tener a mano siempre otro saquito en cuanto lo necesites.

Cada pack de 2 saquitos de semillas anti-cólicos para bebés, se presenta dentro de una cajita-estuche en la que se detallan las aplicaciones tanto en frío como en calor, así como unas breves instrucciones de uso y algunas precauciones a tener en cuenta.

CÓMO UTILIZAR EL SAQUITO TÉRMICO PARA BEBÉS

Tan solo tienes que calentarlo unos 30-40 segundos en el microondas, y si no se ha alcanzado la temperatura deseada, ir calentando en tandas de 10-15 segundos adicionales hasta alcanzar el calorcito deseado, que no sea muy fuerte. Acto seguido, se aplica en la barriguita del bebé, pero nunca directamente a la piel. También se puede utilizar para calentar un poco la cuna antes de introducir al bebé, de forma que pueda encontrarla acogedora, y para que junto a las propiedades relajantes de la lavanda, favorezca una conciliación del sueño más placentera. En frío, se puede utilizar para aliviar a los bebés que tengan episodios de fiebre.

Si tienes algún tipo de duda sobre sus aplicaciones o sobre cómo usar nuestros sacos de semillas, puedes consultarlo en nuestra sección Modo de Empleo, donde hallarás toda la información detallada, y por supuesto, siempre puedes ponerte en contacto con nosotros en admin@saquitos.es